Seleccionar un sistema de pintura correcto es una cuestión que hay que meditar pero que puede librar de problemas engorrosos con el tiempo:
Las condiciones del soporte son una de las claves (hay que tener en cuenta la radiación, la exposición solar o química, la humedad). El contacto con el agua (dulce, salada, ) también se debe especificar.
Se debe realizar el mantenimiento del área.
El tipo de pintura determinará el grado de durabilidad del trabajo hasta la siguiente sesión de mantenimiento.
Para la optimización del proyecto se realizará una planificación detallada, que concreta las sesiones y trabajadores empleados que estén cualificados, para llevar a cabo un escrupuloso horario.